Áridos decorativos

Áridos decorativos, son materiales inorgánicos de medio inerte que no cambian su estado, exponiéndose al medio ambiente (aire, sol, lluvia, hielo, granizo). Son elementos secos infértiles, y de gran estabilidad químicamente hablando, Estos se clasifican en:

  • Áridos decorativos naturales, originados en yacimientos minerales conseguidos por métodos mecánicos, dentro de los cuales conseguimos los áridos decorativos procedentes de naturaleza silícea. Y áridos decorativos de machaqueo, procedentes de los macizos rocosos, ofreciendo así superficies decorativas rugosas de origen caliza.
  • Áridos decorativos artificiales, originados por subproductos o desecho de procesos industriales, tales como carbón.
  • Áridos decorativos reciclados, elementos inorgánicos que han sido usados preliminarmente por ejemplo, escombros, trozos de madera.

Debido a sus condiciones inertes, que no necesitan de un cuidado minucioso, y la gran variedad de elementos que lo comprenden; es que llega a ser tan funcional, versátil, variado e ideal.

Existe también, una variedad de plantas que se adecuan a estos ecosistemas de áridos decorativos, vegetación que amerita poco cuidado, debidos a que consume muy poca cantidad de agua, ya que la almacena en sus tejidos tales son las cactáceas y no requieren poda.

El poder jugar con todos estos elementos para crear hermosos lugares con obras hechas a base de áridos decorativos. Posiblemente el día a día, por nuestras ocupaciones, no nos permitan  estar podando, regando o manteniendo un área específica de nuestro hogar que quizá queramos asemejar a un jardín,  pues ¡ya tenemos la solución! Los áridos decorativos vienen a ser nuestra opción ideal, ya que sus composiciones ornamentales son exclusivas y no requieren de un cuidado constante, solo el acomodar aquí o allá y listo.

Pasan a ser los áridos decorativos una decisión para toda la vida.