Huerto en casa

El huerto en casa cada vez está más de moda, pero si lo vemos como eso (una moda), pronto pasará a un segundo plano, como suele ocurrir con las tendencias.

Es por ello que partiendo de esa idea, te recomendamos que crees tu propio huerto en casa, pensando en que será la alternativa para obtener tus alimentos, libres de químicos y 100% saludables no solo para una temporada sino para un tiempo largo.

Cada día es más frecuente ver huertos, bien sea en azoteas, balcones, jardines e incluso en centros educativos. Lo mejor de todo: ni se requiere de mucho espacio, ni es tan difícil como parece.

Lo primero que necesitas para tener tu propio huerto en casa es disposición y algunos consejos básicos:

Luz solar

Lo más importante no es donde se ve mejor, sino cuál es el espacio ideal,  con las condiciones ambientales adecuadas para que las plantas crezcan.

Los expertos recomiendan que el lugar elegido para el cultivo, reciba al menos seis horas diarias de luz solar.

Recipientes adecuados

Cada planta necesita los jarrones o macetas adecuadas, estos dependerán de la profundidad de las raíces. Lo más importante en este punto, es que los recipientes deben tener orificios para que el agua circule.

Preparar la tierra

La mejor tierra es sin duda, aquella que no ha sido tratada con algún tipo de químicos. En los viveros la venden preparada y lista para tu huerto en casa.

Si lo prefieres, también puedes preparar el compost casero con los desechos de materia orgánica.

Las mejores semillas

Sin duda las semillas son las protagonistas principales del huerto en casa, por ello, no debes escatimar, ni tomar a la ligera su escogencia. Puedes elegir entre semillas o brotes, todo dependerá de ti.

Distribución

Forma parte de la organización del espacio, es de vital importancia para que el huerto en casa luzca bien y no parezca desordenado, descuidado o mal planificado.

Organización

Lo ideal sería que las plantas sean sembradas por separado, ya que en algunos casos cada una requiere un cuidado distinto. Si se siembra todo junto, las plantas crecerán  de manera desordenada.

Agua

Investiga que tipo de riego necesita cada una de las plantas, algunas van a requerir más agua en las raíces que en las hojas y viceversa.

Conoce las plagas

No te preocupes si junto al crecimiento de tu huerto van apareciendo  algunos visitantes: los insectos. Lo más importante, es saber reconocer a tiempo cuáles de ellos son inofensivos y cuáles no.

Clima

Considera el tipo de clima del lugar donde vives, algunas semillas no prosperan debido a las condiciones climáticas.

Beneficios de tener un huerto en casa:

  • Contacto con la naturaleza
  • Participa toda la familia
  • Responsabilidad
  • Reduce el estrés
  • Ejercita la paciencia
  • Adiós a los fertilizantes
  • Alimentos más frescos que ninguno
  • Satisfacción personal
  • Amor por la naturaleza

Actualmente existen infinidades de ideas para crear un huerto en casa realmente envidiable. Haz del huerto en casa una experiencia para disfrutar en familia y disfruta los beneficios anteriormente mencionados. ¿Qué esperas? ¡Atrévete a construir el tuyo!

  • Abonos, tierras y...

    Cuando de siembra se trata, es necesario contar con abonos, tierras y sustratos para plantas de alta calidad.

    Abono

    Es un fertilizante que se agrega a la tierra para que esta mucho más rica y productiva.

    Abono orgánico:

    • Estiércoles: lo hay de vaca, de oveja, de caballo, de cabra
    • Compost: el compost es un material obtenido a partir de restos vegetales

    Abonos minerales:

    • Fertilizantes minerales convencionales
    • Fertilizantes organominerales
    • Fertilizantes de lenta liberación
    • Abonos líquidos y para fertirrigación

    Tierra

    Son tierras franco arenosas extraídas de excavaciones, por lo que están exentas de mala hierba.

    Sustratos

    Es una mezcla de fibra de coco y subproductos vegetales. Se emplea para la producción o enmacetado de jardineras pequeñas. Aporta una gran cantidad de nutrientes y favorece el enraizado.

    Tipos de sustrato:

    • De plantación: Ayudan a fortalecer las raíces, crecer y desarrollarse en cualquier tipo de entorno.
    • Universal: sirve para todo tipo de plantas, tanto de exterior como de interior, permite absorción del agua y nutrientes.
    • Específico: cubre las necesidades de una especie en particular: cactus, bonsáis, orquídeas, plantas verdes y huerto en casa.

    Si quieres lograr que tanto tu césped como tus plantas, tengan un crecimiento correcto, ya sea en porrones o en directamente en el terreno necesitarás abonos, tierras y sustratos para plantas.

    La calidad de tierra debe ser óptima para que las raíces puedan proliferar, alimentadoras con su respectivo abono y además utilizar sustratos dependiendo del tipo de planta.

    Aparte de los abonos, tierras y sustratos para plantas, debes evitar la proliferación de la mala hierba. Éstas, perjudican directamente el crecimiento de las raíces y tallos. De aquí en adelante, la necesidad de utilizar herbicidas, insecticidas y fungicidas.

  • Semillas, árboles,...

    Existen un sinnúmero de especies naturales que nacen de la tierra, algunas de provechosos beneficios para el consumo humano y otras que forman parte de los hermosos paisajes que adornan nuestro alrededor.

    Las semillas, árboles, plantas y flores, conforman el canon más amplio en las reproducciones naturales, favorecidos bajo el ingrediente más potente y sano para el organismo, la naturaleza.

    ¿Por qué aportan beneficios?

    Los organismos naturales nacidos en la tierra como las semillas, árboles, plantas y flores son productores de clorofila, propiedad natural que reciben mediante los rayos solares, convirtiéndola en nutrientes provechos para el consumo humano.

    Todo elemento natural que florece a través de las semillas tendrá que absorber agua antes de empezar a crecer, a su vez deberá estar en la superficie ideal donde pueda recibir los rayos solares.

    Tipos de plantas

    Los elementos que conforman el paisaje natural, es decir, las semillas, árboles, plantas y flores, pueden clasificarse en un sinfín de familias según sea la especie; lo más característico o más usado son las plantas medicinales, debido a que poseen propiedades fuertes que alivian o eliminan diversas enfermedades.

    Entre lo que más destaca de la clasificación natural están:

    • Semillas: césped, rubros, árboles, flores.
    • Árboles: frutales, decorativos, de gran tamaño.
    • Plantas: medicinales, bonsái, cactus.
    • Flores: rosas, margaritas, claveles.

    Cada uno de los elementos naturales son muy provechosos, partiendo del hecho de que son las opciones secundarias para la alimentación del ser humano, sacándole el mejor provecho a las semillas, árboles, plantas y flores podremos balancear el consumo de alimentos cárnicos, y a su vez, respirar aromas agradables y decorar nuestros espacios con las mejores opciones que nos ofrece la naturaleza.

  • Macetas y jardineras

    Las macetas y jardineras, son contenedores, destinado para la siembra de plantas, éstas deben tener agujeros en el fondo para garantizar el drenaje al momento del riego.

    Generalmente son fabricadas en arcilla, pero las hay plásticas, de fibra de vidrio, cemento, madera, piedra y biodegradables. Las macetas y jardineras, se utilizan para cultivos en exteriores e interiores.

    Existe una gran variedad de modelos y formas, algunas macetas y jardineras se utilizan para dar vistosidad a los espacios, otras para guiar senderos y delimitar lugares.

    Ventajas de las plantas cultivadas en macetas y jardineras

    • Menor riesgo de enfermedades que se transmitan por el suelo
    • Reduce el problema de las malas hierbas
    • Movilidad
    • Control sobre la humedad, la luz del sol y la temperatura
    • Son un complemento en la decoración

    Tipos de macetas  que vas a necesitar según la ubicación

    Cuando de cultivo se trata, no te debes guiar al 100% por la maceta mas bonita, sino la necesaria de acuerdo al lugar donde estará la planta. A continuación el tipo de macetas y jardineras para exteriores e interiores:

    Exteriores: las más recomendadas para balcones terrazas y jardines son las de barro, plástico, arcilla, metal o piedra. Las de barro tienen  la ventaja de ser un material poroso que ayuda a la transpiración de las raíces.

    Interiores: se recomiendan bien sea de plástico o de madera. Son ideales para estar bajo la sombra, ya que el sol y la lluvia, pueden podrir el material deteriorándose e incluso, en el caso de la madera, al pudrirse se convierte en un criadero de plagas.

    Finalmente, tenemos las macetas y jardineras colgantes, que son fáciles de colocar y geniales para aprovechar los espacios.

  • Riego

    El riego es una estrategia de vital importancia tanto en la agricultura como en la jardinería, que básicamente, consiste en aportar agua a los cultivos.

    Los trabajos previos al riego

    • Medir el terreno con el equipo apropiado: Aquel permite obtener el plano con las curvas de nivel.
    • Estudiar la calidad del agua.
    • Estudiar las condiciones climáticas del lugar.
    • Analizar el tipo de suelo.

    Recomendaciones importantes para hacer y evitar en el riego

    1. Usar agua limpia

    Aunque parezca obvio, hay que tener cuidado con los contaminantes microbianos, químicos y físicos presentes en el agua destinada para el riego. El agua municipal es la ideal para el riego, ya que ha sido tratada y probada contra varios contaminantes.

    El agua procedente de canales y arroyos no debería usarse a menos que haya sido analizada y tratada.

    2. Analizar el agua

    Los expertos aseguran, que el agua de riego debería ser analizada por un laboratorio confiable para determinar la calidad microbiana, física y química de la misma.

    3. Desinfectar el agua

    No basta con emplear agua limpia y analizada, para asegurarse de que así sea, ésta debe desinfectarse.

    4. Hacer seguimiento

    Este punto tiene que ver con la frecuencia de los análisis del agua, se recomienda un monitoreo mensual durante el primer ciclo de producción.

    Tipos de riego

    Riego por aspersión: Es el método en el cual el agua es rociada como especie de lluvia, tiene la capacidad de dosificar la cantidad de agua que se va a suministrar. Se utiliza principalmente en terrenos poco uniformes.

    Ventajas:

    1. El riego llega por igual a todo el terreno.
    2. Sirve en todo tipo de terreno.
    3. Menor consumo de agua.
    4. Aunque el agua sale con más presión, no causa ningún tipo de daño en las plantas.

    Desventajas:

    1. Necesita un estudio minucioso para la colocación de los aspersores
    2. Moja toda la planta, lo que podría traer enfermedades

    Riego por surcos: Como el nombre lo indica, implica la realización de zanjas o surcos en el terreno, por las cuales el agua transita debido a la gravedad. En este tipo de riego las hojas y otras partes externas de la planta no están en contacto con el agua.

    Ventajas:

    1. Es un sistema sencillo
    2. Evita enfermedades en las plantas
    3. Menor costo
    4. Ideal para huertos pequeños

    Desventajas:

    1. Exige mayor cantidad de agua
    2. Gran pérdida de agua por evaporación
    3. implica mayor trabajo para el trabajador (debe meterse al barro)

    Riego por goteo: Se utiliza principalmente en las zonas áridas. Permite una óptima del agua y del abono.

    Ventajas:

    1. Funciona en cualquier tipo de terreno
    2. Necesita una menor cantidad de agua
    3. Combate a proliferación de malas hierbas.

    Desventajas:

    1. Los canales de riego se pueden atascar y producir obstrucciones.
    2. Los orificios de salida pueden taparse y afectar al riego.
    3. Requiere una inversión inicial elevada.
    4. Acumulación elevada de sales en las zonas de goteo.

    Es importante destacar que el tipo de riego que elijas, sea el que ajuste a las necesidades de cada cultivo.