Pérgolas y toldos de jardín

Sumado a otros elementos de protección del clima y la intemperie podemos presentar las pérgolas y toldos de jardín, cuya función principal es la de proteger los espacios, además de añadir un toque artístico gracias a sus diseños.

Estos elementos son piezas sumamente útiles que integran el conjunto de muchos patios y solares, dando a sus usuarios la protección necesaria para seguir disfrutando pese a los cambios climáticos.

Principales diferencias entre pérgolas o toldos de jardín

En el caso de las pérgolas son elementos horizontales tipo vigas dispuestas con una separación constante sobre una estructura aporticada. Dichos elementos sirven para matizar la incidencia solar generando un juego de sombras bajo las mismas.

En el caso de los toldos son elementos tipo textiles que por lo general están adosados a otras estructuras y se despliegan cuando el usuario lo requiere. Ya sea para proporcionar sombra o cubrir de la lluvia estos elementos pueden ser replegados o guardados una vez cumplida su función.

Materiales que los componen

Para las pérgolas suelen ser usadas maderas de diferentes tipos, algunos textiles sirven para decorar los espacios dentro de las pérgolas.

Dependiendo del usuario dichas pérgolas tienen en sus bases alguna vegetación del tipo enredadera que con el tiempo cubre toda la estructura variando así el estilo inicial de la misma.

Ya los toldos son de materiales distintos debido a la necesidad de movilidad que estos requieren para ser desplegados y guardados más fácilmente.

Aluminio o aleaciones ligeras componen las estructuras de estos elementos y textiles impermeables completan la composición de los toldos que se instalan hoy por hoy.

Cuál elegir a la hora de diseñar mi jardín

Las pérgolas son estéticamente más vistosas y atractivas pero su principal inconveniente es que el elemento de cerramiento o cubierta es parcial y por ende no protege lo suficiente cuando de lluvias se trata.

Por otro lado los toldos si cumplen con este requerimiento pero sus piezas móviles con el tiempo se desgastan y dañan más rápido que las partes de las pérgolas teniendo así un menor tiempo de vida.

A fin de cuentas todo dependerá de tus gustos, lo que desees obtener al momento de diseñar y construir tu jardín y el espacio que dispongas para ello.

Sea cual fuere el caso, las pérgolas o toldos de jardín, ambos son válidos y tienen su atractivo.