Suelos exteriores

  • Suelos de madera

    Los suelos en madera han acompañado a la humanidad desde sus inicios, pero este elemento se muestra actualmente como un sistema de innovación para la decoración de pisos, interiores de casas,  oficinas, lugares de negocios y por  supuesto en exteriores.

    Madera como elemento excepcional

    Por el diseño y la decoración que proporciona es considerado un material de características inigualables, además que la naturaleza lo ofrece en distintas formas, colores y tonos. Por eso la inigualable belleza en los suelos de madera, añaden clase y distinción al ambiente. Este material se hace preciso para lograr ese estilo minimalista que tanto gusta, donde: los suelos de madera, los ambientes monocromáticos, la simplicidad, el equilibrio y la pureza se mezclan armónicamente, creando el mejor de los espacios.

    Tipos de suelos de madera

    Dentro de los tipos de suelos de madera tenemos:

    • El parquet: es una envoltura o recubrimiento de interior hecho por listones delgados que se presentan de diferentes formas, su instalación es mediante clavado, flotantes o insertadas a la base.
    • Parquet macizo, machihembrado o tarima: Elaborado por listones de madera macizos que se acoplan entre sí.
    • Mosaico taraceado: Elaborado por tablas de pequeño tamaño, tomando en cuenta o respetando las longitudes para su perfecta colocación, esta se elabora en taller sobre una malla plástica.

    Lamparquet: Es igual que el taraceado, pero sus longitudes son mucho más grandes, cubren mayores tamaños para el diseño de las figuras en los suelos de madera.

    Parquet industrial: Son trozos de madera que quedan de otros procesos de fabricación, estos se usan debido a su resistencia al uso, y su instalación en forma de canto, son implementados en centros comerciales o establecimientos donde el suelo de madera está expuesto a muchos agentes externos abrasivos.

  • Suelos de composite

    Los suelos de composite son conocidos también como deck exterior; ideales para terrazas, jardines, caminerías y todo para ambientes exteriores donde las condiciones climáticas y el uso de  elementos  particulares tienden a deteriorar los suelos comunes o de menor resistencia.

     

    Están elaborados inicialmente por resinas sintéticas mezcladas con otros elementos como la madera. Los suelos composite se presentan de forma maciza o interior en nido de abeja (alveolar), los encontramos lisos, rugosos o con texturas particulares y lo más importante, bajo en costos y requieren de poco mantenimiento.

    Los motivos por los cuales decidirse por suelos de composite es que:

    • Poseen un enorme abanico de diseños no solo semejando la madera sino también la piedra; además del  poder combinar las resinas con cualquier color que se desee.
    • Solo basta con un lavado a manguera para su mantenimiento, no requiere barnizados ni lijados periódicos.
    • Los suelos de composite son muy resistentes a los hongos, golpes y a la humedad, además de tener texturas antiresbalantes.
    • Son sistemas de fácil montaje (sistemas de clip).
    • Los suelos de composite, vienen de un proceso de reciclaje y a su vez son reciclables, una de las características más ventajosas que nos proporciona el decidirnos por estos materiales.
    • Su compuesto posee propiedades autoextinguibles.  Estabiliza los cambios de temperatura sin deformarse.
    • No se fragmentan ni se fisuran.

    Esta mezcla de madera compuesta y fortalecida sobre un cimiento polimérico, pasa a ser la solución ideal que emerge para reemplazar la madera natural  y sus complicaciones. Haciendo notorias todas sus cualidades durabilidad, adaptabilidad y belleza. Piezas elaborados por medio del proceso de extrusión, lo que permite la variedad en los diseños de suelos de composite.

  • Césped artificial

    Debido a sus beneficios y apariencia, el césped artificial ha llegado a ser el favorito de muchos en casa: áreas de recreación, arenas deportivas, decoraciones comerciales  entre otros. El césped artificial se constituye de fibras químicas y  sintéticas, elaboradas con el propósito de “sustituir “en lo posible al césped natural, ya que este actúa como cuna de insectos y roedores además de que requiere de un cuidado constante y permanente como riegos, podas y para qué mencionar la gran cantidad de  alergias de los cuales son causantes.

    Con césped artificial se evitan muchos dolores de cabeza, él se adecúa sobre cualquier superficie para su instalación, es ignífugo, seguro para nuestros hijos o mascotas y finalmente aporta mucho a interiores o exteriores.

    El lugar para ubicar el césped artificial lo definirá su categoría, aquí verás algunas de ellas.

    • Césped artificial para jardín: Lo ideal es que la fibra sea lo más alta posible, para que la semejanza a uno natural sea convincente incluso para los que tienen ojo de águila.
    • Césped artificial para alrededores de piscinas o  terrazas: Se aconseja que el tamaño de la fibra esté en el rango de los más  cortos, para que exista mayor seguridad al  andar y facilidad  para su limpieza diaria. En relación a su textura, mientras más firme sea, habrá mayor garantía de su calidad y durabilidad.
    • Texturas: El césped artificial de texturas suaves y delicadas no se recomienda para uso en  exteriores sino como  decoración o aplicación en interiores. El cuidado del césped artificial generalmente requiere sólo de aspirado y barrido con rastrillo, y un lavado con agua a presión para arrastrar el polvo y los sólidos.

    ¡Ambientar al menos un espacio en casa resulta increíble!