Barbacoas de carbón y leña

Las barbacoas de carbón y leña son las más utilizadas probablemente por la facilidad de instalación, el acceso al combustible principal de cocción y el sabor que confieren a los alimentos que se cocinan en ellas.

Su principal función es la de permitir el asado de alimentos, ya sean carnes, verduras o embutidos mediante las brasas que producen su elemento de combustión, la leña o el carbón vegetal.

De las improvisadas a las más elaboradas

Tratándose de cumplir la principal función, permitir la cocción de alimentos puestos sobre una parrilla y mediante brasas, podemos encontrar variedad de formas y diseños.

Las hay desde formas improvisadas tomando simplemente sus elementos principales hasta las más elaboradas barbacoas de mampostería pasando por las muy útiles y prácticas barbacoas móviles.

Carbón y leña, elemento para muchos indispensable 

Existen otros tipos de combustible como el gas o la electricidad pero si de gustos se trata, la mayoría se inclina por el uso del tradicional carbón vegetal o la leña seca.

El punto de encuentro de los usuarios es que las barbacoas de carbón y leña dan a las comidas aromas, sabores y texturas que con los otros combustibles no se puede lograr.

Sus inconvenientes, el mal necesario 

Sus principales inconvenientes se deben al tipo de combustible, el encendido de la leña es algo complicado peor aún si esta se encuentra húmeda.

El carbón no presenta este mismo problema ya que suele venir con aditivos para su fácil encendido pero sin embargo igual de estar húmedo será difícil que encienda.

Indiscutiblemente  uno  de  los  peores  inconvenientes  que  presentan  las barbacoas de carbón y leña es el humo que este tipo de combustible produce, no para el que prepara y disfruta de la comida en barbacoa sino para los vecinos o personas de alrededor.

Se debe ser cuidadoso al momento de elegir el tipo de leña que se utilizará ya que algunas especies vegetales producen más humo que otras al estar en combustión cosa que se tiene en consideración a la hora de producir y empaquetar el carbón.

Sin embargo este elemento bien controlado y premeditado es el que los expertos utilizan para dar el toque mágico a sus preparaciones.

El sabor ahumado obtenido de las brasas humeantes es algo que no se logra con otros tipos de combustibles y es allí donde las barbacoas de carbón y leña se llevan la preferencia de muchos de los cocineros y comensales.